La Casa de Fieras del Parque de El Buen Retiro.

Ciertamente no hay día en que no me sorprenda por algún descubrimiento en los recovecos de nuestra ciudad. Aunque es este caso particular, más que en un recoveco, el asunto del que os vengo a hablar se encuentra en la inmensidad del parque de El Buen Retiro.

Antes de que el Zoo de nuestra ciudad estuviera situado en la Casa de Campo, tuvo otra ubicación mucho más céntrica. La Casa de las fieras, que así se llamaba, estaba ubicada en los hoy denominados Jardines del Arquitecto Herrero Palacios, junto a la Puerta Sáinz de Baranda y se extendía hasta los actuales Jardines de Cecilio Rodríguez. Anteriormente había estado situado, aunque con las mismas pretensiones que cuando fue trasladado al Retiro, en la actual Cuesta de Moyano por orden de Carlos III.

casa-de-fieras-1920

Casa de Fieras, 1923. Fotografía: Hauser y Ment.

En la unión de los siglos XVIII y XIX era común no solo usar los parques de animales con fines científicos y de investigación, sino también para actividades, digámoslo así, extravagantes. Así, era común que para regocijo de la aristocracia y la monarquía se organizasen luchas entre elefantes y toros o, más bizarro todavía, añadiendo tigres o leones y, estos juegos se hacían en honor de algún ilustre visitante extranjero o en los bautizos de los infantes.

La Casa de Fieras era nutrida, durante el siglo XVIII, de fauna proveniente de las colonias sudamericanas: Guacamayos, tucanes, ocelotes, pumas, serpientes y hasta un elefante componían la diversidad de que hacía gala el parque. Una de las secciones que más público atraían eran las jaulas conocidas como La Leonera, pues aquí era donde se hallaban los animales más peligrosos. Estaban colocadas de manera octogonal, formando un recinto en el interior donde se encontraban las especies herbívoras, como ciervos, gamos, gacelas, llamas. Etc.

Durante el reinado de Fernando VII se ampliaron y mejoraron las instalaciones trasladándolas a la zona adyacente a la actual Puerta de Sainz de Baranda. Fue entonces cuando pasó a llamarse Gabinete Real de Ciencias Naturales, perdurando su nombre hasta 1972, fecha del traslado al Zoológico de la Casa de Campo.

El funcionamiento y la labor de los operarios se realizaba a través del Reglamento de 1816 y la manutención de la Casa de Fieras corría a cargo del Bolsillo Secreto de Su Majestad, partida económica que disfrutaban y distribuían los monarcas a su antojo.

casa-de-fieras1

Posando junto a las jaulas de los felinos, años 40-50.

La Casa de Fieras cambió de dueños muchas veces, tuvo que hacer frente a la Guerra Civil, a nuevos gobiernos pero sobrevivió a todos ellos y su legado ha llegado hasta nuestros días, con su traslado el 22 de Junio de 1972 a la casa de Campo.

El 29 de abril de 2013 se abrió en las dependencias de la antigua Casa de Fieras una nueva biblioteca de la red de bibliotecas públicas del Ayuntamiento de Madrid, con el nombre de “Eugenio Trías. Casa de Fieras de El Retiro”. Dentro de la misma se han conservado algunas de las estructuras originales, como las rejas por las que se echaba de comer a las fieras desde la primera planta.

En los Jardines del Arquitecto Herrera Palacios, como se denomina a esta zona dentro de El Retiro, aún se conservan además otros restos de la desaparecida Casa de Fieras, como el foso de los mandriles.

Sin duda, una pequeña parte de nuestra historia que aún sigue viva y de la cual aún podemos ver vestigios de cómo fue su pasado primigenio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s