El pasado árabe de Madrid

“Por Alá que jamás los tiempos traerán quien se le parezca ni que como él defienda nuestras fronteras.”

Esta elocuente frase reza el epitafio sobre la tumba de Almanzor, militar y político musulmán, caudillo del Califato de Córdoba.

No ponemos en duda estas palabras, pero sin la acción de otros hombres, Almanzor hubiera tenido poco que defender. Uno de estos hombres, el Emir Mohamed I, contribuyó a la consolidación y la expansión de la España musulmana a comienzos del siglo IX. En donde hoy se encuentra el Palacio Real, sobre un promontorio, Muhammad I mandó construir una atalaya para controlar ese tramo del Manzanares. Esta atalaya formaba parte de una fortaleza, alrededor de la cual se fue desarrollando el núcleo urbano de Madrid (Mayrit en árabe).

Muhammad I

Muhammad I, Emir de Córdoba.

Y de esa fortaleza que los siglos han barrido de la vista de los hombres, todavía hoy quedan vestigios. Restos de un pasado remoto en el que España estaba aún forjando su identidad. Hasta hoy solo nos han llegado restos de la muralla que una vez defendiese con altanería los intereses musulmanes. La muralla fue construida en pedernal y abarcaba una extensión de 9 hectáreas de terreno, y contaba con 3 puertas y un portillo, descubierto recientemente dentro del palacio Real.

¿No os imagináis al Emir, escoltado por su guardia, viendo y evaluando el progreso de las obras para la construcción de la muralla? Orgulloso y seguro de su poder. Caminando por lo que ahora es la Cuesta de la Vega, por la Puerta de la Vega o la Puerta de la Sagra hasta dar forma a una ciudad que con el paso de los siglos se convertiría en la actual Madrid. El lugar elegido no era fruto de la casualidad. Había una amplia vega cultivable y fácil acceso a reservas acuíferas y proporcionaba una localización ideal para la defensa de la almudaina de Mayrit.

IMG_0037muralla-buitrago

Restos de la muralla antes de la creación del parque de Mohammed I, Madrid.

Los restos de mayor importancia por su valor arqueológico, se hallan en la Cuesta de la Vega, junto a la cripta de la Catedral de la Almudena. En ese punto, el lienzo de la muralla que aún sigue en pie mide 120 de largo, 8 de alto y 2 de ancho. Cuenta con un portillo y se pueden adivinar en él 6 torres, de las que 4 aún están en pie.

También es importante La Puerta de la Sagra, o de la Xagra, situada en el lienzo Norte de la muralla árabe, en el Campo del Rey, frente a lo que hoy es la Plaza de la Armería.

Los siglos y el empuje cristiano acabaron expulsando a los árabes de la península pero la muralla siguió expandiéndose, al igual que la ciudad. Madrid es un ejemplo más de la diversidad cultural y religiosa que eclosionó en España en la Baja Edad Media y en el que el pasado árabe se erige como uno de sus más importante exponentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s