Tranvías de Madrid

Si hay algo que los madrileños recordamos con nostalgia, como un anhelo colectivo, que se intensifica en las personas que pudieron verlo y oírlo, es sin duda el tranvía. El tranvía supuso durante casi un siglo una revolución en el transporte terrestre en Madrid y otro ejemplo más de la potencia creadora del hombre, que maravillaba a los hombres de finales del siglo XIX. ¿Sabías que los coches de la Compañía Eléctrica Madrileña de Tracción estaban pintados de color encarnado y los madrileños de la época los llamaban Cangrejos?

Tranvas_lnea_1

Tranvías en Madrid. Línea 1. Hacía 1930.

 

Todo comenzó un 31 de mayo de 1871, cuando se inauguraba el servicio tranvías de Madrid con coches arrastrados por mulas con el recorrido Sol-Salamanca. Tal era la importancia y expectación que el acontecimiento creó, que el ayuntamiento encargó la celebración del evento al icónico restaurante Lhardy, para que agasajara a los curiosos y autoridades con las mejores viandas. La línea nacía en la calle de Serrano y continuaba por la calle de Alcalá hasta llegar a la Puerta del Sol y seguía hasta el barrio de Pozas. Disponía de 24 coches, cada uno de los cuales con un coste de 2.000 pesetas (una fortuna en la época), y de 120 caballerías. Cada coche tenía capacidad para 24 pasajeros, 16 en el interior y 8 en la imperial, al descubierto.

En 1874 se añadió otra línea a la Plaza Mayor que se prolongó hasta los Carabancheles. El servicio se extendió rápidamente y se construyeron líneas a los mercados y estaciones (por las noches, las líneas funcionaban con coches de carga), a Leganés (que, en 1879, fue la primera en funcionar con tracción a vapor), al Hipódromo (situado entonces al final del paseo de la Castellana, donde están ahora los Nuevos Ministerios), a Guindalera, a Prosperidad

1899puertadelsol

Puerta del Sol. Finales del Siglo XIX.

Los tranvías eléctricos llegan a la capital el 4 de octubre de 1898. Las primeras líneas eléctricas son Sol-Serrano y Sol-Hipódromo. La electrificación supone una revolución para el tranvía, que en 15 años triplica su número de viajeros. El cambio de energía también significa una mejora en la higiene de las calles, al haber menos animales en la vía pública, pero la instalación y el mantenimiento resulta más caro y no todas las compañías pueden afrontar estos costes. Además, la nueva velocidad alcanzada por estos coches supone que se produzcan algunos atropellos de peatones, que no podían asumir que una velocidad semejante fuese posible.

El tranvía ayudó a consolidar Madrid y estaba ligado en todo momento al desarrollo de la ciudad, permitiendo la creación de nuevos barrios más alejados del centro. Además, en aquella época era el único transporte colectivo de una ciudad en la que apenas existían otras formas de desplazarse. Un ejemplo claro de desarrollo urbanístico ligado a la red de tranvías es la Ciudad Lineal diseñada por Arturo Soria.

La creación del metro en 1919 y del autobús en 1924, ponen en riesgo la supervivencia del tranvía. En una ciudad cada vez más poblada y con una demanda de inmediatez que se mantiene hasta nuestros días, al que hay que incluir el aumento sustancioso del vehículo privado, hizo que el tranvía empezara a considerarse como un “estorbo” para la circulación y los causantes de todos los males de la movilidad urbana, por lo que fueron eliminándose recorridos. Todos estos elementos tienen como resultado el desplazamiento progresivo del tranvía, quedando relegado a un segundo plano hasta su momentánea desaparición el 1 de Junio de 1972, clausurando las 4 últimas líneas que quedaban en funcionamiento.

Tranvias_en_Madrid_page49_image1

Calle Alcalá con Gran Vía. Hacía 1920.

Hubo un suceso que marcó profundamente el sentir de los ciudadanos con respecto al tranvía y del que precisamente mañana se cumplen 61 años. La noche del 28 de Mayo de 1952, a la altura del Puente de Toledo, un tranvía procedente de la plaza Mayor con destino a Carabanchel se quedó sin frenos, precipitándose por el puente hacia el río, con el trágico resultado de quince muertos y ciento doce heridos. Aquí tenéis lo que dijo el ABC sobre el suceso:http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1952/05/29/027.html

Poco queda de aquella vieja red de tranvías. Unos raíles en Moncloa, un viejo coche expuesto en la estación de metro de Pinar de Chamartín y multitud de recuerdos nostálgicos en las mentes de muchos madrileños. Pero gran parte de las vías siguen bajo nuestros pies y salen a la luz cuando se levanta por obras alguna calzada, aflorando esos recuerdos.

Pero el tranvía nunca se fue de nuestra ciudad, simplemente se tomó un descanso para volver con renovadas fuerzas en pleno siglo XXI. Nueva infraestructura, nuevas líneas, nuevos coches y hasta nuevo nombre, Metro Ligero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s