Calles de Madrid X

Calle_del_Ave_Mara_Madrid

Entre las calles de Magdalena y la Plaza de Lavapiés se encuentra la calle del Ave María. Cuenta la tradición que en este lugar se hallaban unas casas pertenecientes a mujeres de mal vivir (cuántas historias sobre los nombres de las calles de nuestra ciudad empiezan de esta manera). El beato Simón de Rojas, como buen religioso, no estaba contento con esta situación, de manera que consiguió que el rey Felipe II las mandara derribar. En sus pozos, durante el proceso de derribo, se encontraron varios cadáveres a lo que el fraile exclamó “¡Ave María!”. También se cuenta que para celebrar su triunfo por el derribo de las casas y purificar el lugar, el beato hizo que se bautizase la calle con el nombre de Ave María.

esperanza-med

Entre las calles del Ave María y de la Torrecilla del Leal se encuentra la calle de la Esperanza. Al igual que muchas otras calles de Madrid, cuenta la leyenda que en este paraje estaba la casa de campo donde vivía María Esperanza, en la que se hospedó Beltrán Duguesclin, cuando el rey Enrique II de Castilla pasó por Madrid, durante la rebelión el reino de castilla a mediados del Siglo XIV. Madrid había permanecido fiel a Pedro I de Castilla, y como consecuencia de esto, los partidarios de Enrique II prendieron fuego la casa de María Esperanza. Ésta recibió una indemnización por parte de Enrique II para que pudiera volver a construir la casa en el mismo lugar, pero María se negó y decidió edificarla en una calle cercana, a la que llamo Esperancilla (actual calle del Marqués de Toca). Cuando posteriormente se construyeron las primeras casas y se abrió la calle en el lugar de la antigua casa de campo tomó el nombre de su dueña.

Calle_de_la_Torrecilla_del_Leal_Madrid

Entre las calles de Santa Isabel y Buenavista está calle de Torrecilla del Leal. La historia de esta calle se funde con la de la calle Esperanza. Según la leyenda, el nombre procede de un caballero que fue ahorcado, por orden de Enrique II de Castilla, en la torrecilla que había en su granja, situada en este lugar, por haberse negado a darle alojamiento y permanecer fiel a Pedro I de Castilla. En su memoria, la torrecilla fue llamada del Leal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s