Asegurada de Incendios

Si caminamos por Madrid, por su mismo corazón y alma y, alzamos la vista, lo primero que veremos serán las caras de los miles de transeúntes que viven sus vidas en la bulliciosa y frenética soledad de su existencia. Pero si aguzamos un poco más la vista, desviándola de los rostros que nos miran al pasar (y que nosotros miramos también con furtiva curiosidad) y la posamos sobre las fachadas de los edificios que nos envuelven, descubriremos un enunciado que a buen seguro os ha llamado la atención más de una vez: Asegurada de Incendios. A veces aparece sin más, con la sólida convicción de que esas letras hablan por sí solas, pero otras, las menos,  acompañan a esas letras una fecha decimonónica, como para cerciorase de que el paso del tiempo no lo arroje al pozo del olvido.

001

Placa que indica que esta casa está asegurada contra incendios.

Y bien, ¿Qué significan esas palabras? ¿Cuál es su historia? A la primera pregunta, la respuesta es obvia y no nos detendremos en ella. Baste decir que si vuestra lengua materna es el castellano, no encontraréis mayor dificultad en adivinar su significado.

En cambio, la respuesta a la segunda pregunta si que tiene mayor trasfondo. El origen lo hayamos en 1822, año en que se fundó la Sociedad de Seguros Mutuos de Incendios, por obra de Don Manuel María de Goyri y con la venerable intención de erradicar, de una vez por todas, la destrucción sistemática de edificios e instalaciones cada vez que se producía un incendio en Madrid.

Por aquel entonces, Madrid ya había sufrido los devastadores efectos del fuego (el real Alcázar y la Plaza Mayor fueron pasto de las llamas, ésta última en numerosas ocasiones. No existía un cuerpo de bomberos eficaz y el hecho de que los esqueletos de las casas estuvieran hechos de madera no ayudaba en absoluto, como podréis adivinar. De manera que un pequeño fuego, por inofensivo que pudiera parecer, podría acabar rápidamente con cualquier estructura en cuestión de minutos.

1933_Incendio_calle_Regueros

Efectivos del cuerpo de bomberos apagando el fuego originado en la fábrica de juguetes ubicada en la planta baja del inmueble número 5 de la calle de Regueros, 1933.

La Sociedad de Seguros Mutuos de Incendios disponía con el que se respondía para reparar los daños y efectos provocados por los incendios. Cada socio era a la vez asegurado y asegurador, y constaba de propietarios de casas situadas dentro de las murallas de Madrid.

Como era de esperar la iniciativa fue muy bien acogida por los madrileños, el proyecto se formuló el 27 de abril de 1822, siendo impreso y publicado su reglamento el 30 de noviembre del mismo año por valor de 69.501.128 reales y sancionado por el Consejo de Castilla, por Real Cédula, el 31 de marzo de 1824. Que hoy podamos ver infinidad de placas de esta sociedad de seguros de debe a que en el capítulo 5º, artículo 41, según su reglamento dice: Que se cuidará de que se coloquen en las casas aseguradas en paraje visible una tarjeta o azulejo que diga 

Y viendo que era bueno, los socios y fundadores de la Sociedad de Seguros Mutuos de Incendios, pusieron por escrito su reglamento, el cual reproducimos aquí en un pequeño extracto, también del Capítulo 5º, Artículo 41:

Se cuidará de que se coloquen en las casas aseguradas, en paraje visible una tarjeta o azulejo que diga Asegurada de Incendios”.

“Las odiosas distinciones, y monopolios infames no pueden tener lugar en una asociación de esta naturaleza, que fundada en la igualdad de sentimientos y conformidad de necesidades, debe aparecer ante los ojos de toda persona imparcial como la más filantrópica y de pura beneficencia.”

Finalmente, los propietarios suscriben, que “no aspiran a mayor recompensa que a la gloria de su Patria, y a la conservación de sus propiedades, han creído conveniente invitar a sus conciudadanos dueños de casas en esta muy heroica villa, a fin de que puedan incorporarse en una Sociedad que tiene por objeto asegurar su futura suerte y la de sus caras familias.”

 

Y así fue como Madrid quedó asegurada de incendios por los siglos de los siglos. Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s