La Gran Vía

Si hay una calle que representa el Madrid moderno, urbano, cosmopolita y cultural, ésa es la Gran Vía. Es el corazón de Madrid. Incluso el maestro Federico Chueca le dedicó una zarzuela cuando se supo de su inminente construcción. Su historia se remonta a la segunda mitad del siglo XIX, pero no fue hasta 1897 cuando se proyectó de manera definitiva la construcción de la Gran Vía. La primera fase de las obras fue encargada a los arquitectos municipales José López Sallaberry y Francisco Andrés Octavio Palacios y contaba con tres grandes fases.

Fase A: Desde la plaza de San Marcial (actual Plaza de España) hasta la la Plaza de Callao

Fase B: Denominada Bulevar, desde la Plaza de Callao hasta más o menos la calle Montera.

Fase C: Desde Montera hasta la calle Alcalá.

B4AD3CA6919B3A451DA1A817D99FF

En total, la Gran Vía constaría de 1.316 metros de largo y 25 metros de ancho, ensanchándose a 35 metros en la zona del Bulevar.

Hubo varios problemas y retrasos, ya que se tuvieron que expropiar 30 solares y demoler más de 310 casas. Nadie quería pagar el precio de venta de los solares hasta que un banquero francés, Martin Albert Silver, los compró por 29 millones de pesetas.

Las obras comenzaron por fin el 4 de abril de 1910 con presencia del alcalde, el presidente de gobierno José Canalejas y de la mismísima familia real, tal era el revuelo que levantó su construcción en la época.

El área afectada sería de 142.647,03 m2 y se demolieron 312 casas, se nivelaron 44 lotes de terreno, se desenlosaron 8.856 metros de aceras y se deshicieron 26.365 m² de empedrado y adoquinado y se quitaron 14.335 metros de cañerías de agua y de gas y 274 farolas. Se construyeron 2.502 metros de alcantarillas y se canalizaron 1.315 metros para acometidas de agua, gas y electricidad, así como 7.024 metros de tubo de plomo. También se instalaron 174 bocas de incendio y tomas de agua, 219 farolas a gas y 66 lámparas con candelabros.

granvia4

También se contempló la posibilidad, en las primeras proyecciones de 1886, de pavimentar la calzada con madera, como ya ocurría en otras capitales europeas.

A  lo largo de su historia, la Gran Vía ha tenido diversos nombres: Eduardo Dato, el Bulevar Avenida de Pi y Margall e, incluso, durante los meses previos al estallido de la Guerra Civil se la conoció con el nombre de Avenida de la CNT y ya en plena contienda, como Avenida de Rusia.

Este nombre volvería a cambiarse en noviembre de 1937 por el de Avenida de la Unión Soviética, colocándose una placa conmemorativa de piedra con los escudos de la II República Española y la Unión Soviética y el texto “Homenaje de los amigos de la URSS”.

No fue hasta 1981 cuando, siendo alcalde de Madrid Enrique Tierno Galván, pasó a denominarse, por primera vez, simplemente Gran Vía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s