La estación del Mediodía

¿Os gustan los viajes en tren? Trajín de maletas y viajeros, vapor inundado la estación, rechinar de vía, ruedas y vielas, último aviso del jefe de estación a los pasajeros más rezagados… Una precisa estampa de lo que era viajar en tren hasta no hace mucho tiempo. ¿No os recuerda a otros tiempos, a un tiempo… como de novela? Un tiempo en el que los caballeros vestían de chistera y bastón y en donde no había límites que la imaginación y la técnica del hombre no pudiesen romper. Un tiempo en donde el ferrocarril supuso una auténtica revolución.

Es en este tiempo donde nuestro post de hoy tiene su protagonista: La estación de Atocha.

Estacion_de_Atocha_en_1915

Aunque ya existían proyectos anteriores de mediados del Siglo XIX, no fue hasta 1889 cuando el proyecto final fue aprobado y llevado a cabo por el arquitecto Alberto de Palacio y Elissague, colaborador de Gustave Eiffel. El proyecto fue encargado a la Société Anonyme de Construction et des Ateliers de Willebroeck, cuya sede estaba en Bruselas. Se pretendía así crear un nexo de unión en un futuro con una estación ubicada en Atocha con otra en Chamartín, siguiendo la cuenca del arroyo Abroñigal, uniendo así el eje norte y sur de la península.

Finalmente, tras 3 años de obras, fue inaugurada en 1892 bajo el nombre de Estación del Mediodía. La fachada principal fue construida en Bélgica y está considerada una obra de arte de la arquitectura ferroviaria del siglo XIX. La nave central medía 152 metros de largo, 27 metros de altura y 48 metros de luz y su vestíbulo principal permitía la circulación de dos mil personas en su interior además de proporcionar espacios para los servicios propios de una estación: venta de billetes, facturación de equipajes, servicios de telégrafos, correos, médicos, policía, lampistería, caloríferos y despachos de jefe y subjefe de estación.

Construccin_Estacin_de_Atocha_1891

A lo largo de los años la estación de Atocha no ha dejado de ser objeto de ampliaciones y mejoras, conforme la demanda aumentaba y los modos de vida y de transporte cambiaban.

Unos modos de vida y unas gentes que han ido evolucionando. Desde el caballero con chistera y bastón que la vio nacer, hasta nuestros días del XXI, días en donde la tecnología es cada vez más importante y absorbente.

Estacion_de_Atocha_Madrid_01

Pero siempre habrá espacio para ese gigante de hierro que cambió por completo la forma de entender y viajar por el mundo. Y Madrid, no iba a ser menos, contribuyó a ese cambio, con la construcción de la Estación de Atoch

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s