Calles de Madrid IX

Comenzamos la semana con una nueva entrega de Calles de Madrid. En el post de hoy conoceremos los orígenes de las calles Cava Alta, Cava Baja y Cava de San Miguel.

Calle_de_la_Cava_Alta_Madrid1

La Cava Alta se encuentra entre las calles de Toledo y la Plaza del Humilladero. Antes de convertirse en una calle propiamente dicha, la Cava Alta era una mina, por lo que, para pasar al otro lado, era preciso pasar a través de ella a oscuras. Cuando la mina dejó de funcionar, se selló la entrada y se construyó sobre ella la primitiva Cava Alta de San Francisco, al ser este acceso a la ciudad más elevado que los otros accesos y a que conducía al convento de San Francisco (donde hoy se encuentra la Iglesia de San Francisco el Grande). No fue hasta 1835 cuando se pasó a llamar Cava Alta a secas. Y así ha quedado hasta nuestros días.

cava-baja-5

Su hermana pequeña, la Cava Baja, y que discurre paralela a la Cava Alta, se encuentra entre las Plazas de Puerta Cerrada y del Humilladero. Al igual que la Cava Alta, la Cava Baja era una mina y tenía la salida por debajo de la Puerta de Moros, más baja que la Cava Alta, de ahí el nombre. Se dice que por ella escaparon los árabes cuando las tropas de Ramiro II y, posteriormente, las de Alfonso VI tomaron Madrid. Del mismo modo que la Cava Alta, cuando el foso que defendía la muralla fue rellenado se denominó Cava Baja. Es en esta Cava donde se encontraban las tabernas, posadas (de la Villa, de San Isidro, del León de Oro, del Dragón, etc) y las casas de comidas más emblemáticas de Madrid como Casa Lucio o Viuda de Vacas. Aquí paraban las diligencias de viajeros procedentes del sur, de ahí las casas de comidas y las posadas. Pero también era una calle muy comercial adonde acudían a reponer semillas, cedazos, cuerdas, esparto… los que traían productos para vender en el mercado de la Cebada.

sanmiguelc-med

La Cava de San Miguel se encuentra entre la Calle Mayor y la Calle de Cuchilleros. Durante la Edad Media esta calle era un foso de defensa para la muralla. Cuando en 1567 se construyó la calle sobre el foso rellenado recibió el nombre de Cava del Arcángel por la cercana y desaparecido iglesia de San Miguel de los Octoes, situada en la Plaza de San Miguel. También se llamó Cava de la Puerta Cerrada, al ir en dirección a dicha puerta. Como curiosidad, los edificios impares de esta calle tienen la particularidad de ser uno de los muros de contención de la Plaza Mayor. Por este motivo, si se observan desde la calle de Cuchilleros se puede ver que forman una línea curva, siendo más anchos en su base precisamente para eso, para sujetar la Plaza Mayor, cuya planta baja está a la altura del tercer piso de la cava. Por esta razón, Plácido Estupiñá, personaje de la novela de Galdós Fortunata y Jacinta, que vivía en una buhardilla en el número 11 de esta cava, prefería entrar por el portal de la Plaza Mayor y así ahorrarse el subir tres pisos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s