Calles de Madrid V

En esta edición de Calles de Madrid vamos a alejarnos de las grandes calles que todos conocemos y vamos a fijarnos en otras calles, pequeñas la mayoría de ellas, pero que estoy seguro no conocéis y de que sus nombres, y su origen, os van sorprender.

image

Entre las calles de San Justo y Segovia se encuentra la Calle de Tentetieso o Tente Tieso (actualmente conocida como Calle del Doctor Letamendi). Se llamó así por lo empinada que se hallaba la calle y por la frecuencia con que se soltaba esta exclamación cada vez que se bajaba por su pendiente. También se llamó Bajada que va a San Pedro y Calle que baja de San Justo a San Pedro, por conducir a la iglesia de San Pedro el Viejo y a la desaparecida de San Justo (hoy iglesia de San Miguel). En 1821 recibió el nombre de costanilla de San Justo, por desembocar en la calle del mismo nombre y en los años cuarenta del siglo XX recibió el de Doctor Letamendi, en recuerdo del barcelonés José Letamendi (18281897), quien destacó también en la pintura y en la música.

Entre la confluencia de las actuales calles de Gran Vía, Travesía de la Parada y Plaza de los Mostenses se encontraba una calle cuyo nombre no instaba, precisamente, al optimismo. La calle de Enhoramala Vayas (ahí es nada) tomaba su nombre de una parada de aguas procedente de un molino situado un poco más arriba y que pertenecían -molino y parada- a Don García de Barrionuevo. Las calles anexas recibieron los nombres de Enhoramala vayas, Aunque os pese y Sal si puedes por las disputas que se produjeron cuando los terrenos fueron divididos y comprados por Francisco de GuzmánPedro Ruiz de Alarcón y Álvaro Díaz, pues todos querían tener la parada de aguas y el molino. Uno de los compradores sugirió que el molino fuera derribado, replicando los demás compradores «enhoramala vayas». Entonces Francisco de Guzmán, tras vencer la disputa, levantó su espada frente a los otros exclamando «lo he de demoler, aunque os pese». Y comenzó a derribarlo, pero como en un sólo día no pudo hacerlo lo cercó y se quedó a dormir dentro para poder vigilar y derribar el resto a la mañana siguiente. Viendo que si no hacían nada al respecto Don Francisco se saldría con la suya, los otros dos caballeros prendieron fuego a la cerca y, mientras ardía por los cuatro costados, le increparon al Señor de Guzmán con burla: «¡Sal si puedes!».

mercadomostenseshis

Antiguo Mercado de Mostenses, previo a la construccion de la Gran Vía.

Y para terminar, que mejor manera que quitarnos los pesares ¿no creéis? Efectivamente, hasta hace relativamente poco, existió en Madrid una calle llamada Quitapesares. ¿Adivináis que calle de nuestros días tenía en sus orígenes tan singular nombre?… ¿No? ¿Os rendís? Está bien, os lo diré. La calle es ahora Ventura Rodríguez… ¿Sorprendidos? La calle se denominó así tras su apertura en 1869, por las impresionantes vistas que se podían contemplar desde allí hasta la Casa de Campo. A partir de 1871, se cambió su nombre por el actual de Ventura Rodríguez, en honor del afamado arquitecto madrileño

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s