Calles de Madrid I

Si algo caracteriza a Madrid son sus calles. Cada rincón de nuestra ciudad está repleto de secretos, sorpresas y, por supuesto, historias.

Historias que han ido perfilando la fisionomía de la ciudad y de sus gentes a los largo de los siglos. Historias como porque la calle donde se encuentra nuestro hotel se llama calle de la Salud o, a que se debe que la famosa calle del Desengaño posea tan aciago nombre.

Para la calle de la Salud (llamada durante un tiempo calle del Carmen Alta, debido a la proximidad de aquélla con la Calle y Plaza del Carmen) todo comenzó, según las crónicas, en pleno siglo XV, durante el reinado de los Reyes Católicos. Una gran peste bubónica asolaba la ciudad y diezmaba sin compasión a la, por entonces, escasa población madrileña. La tradición dice que, milagrosamente, los vecinos que vivían en la zona no sufrían los efectos de la epidemia. Los que allí vivían se alimentaban de los propios alimentos que cultivaban y del ganado que criaban en sus propios establos.

madrid2

Superada la enfermedad, se propuso poner el nombre de Salud a la calle donde habían sobrevivido estas gentes. De hecho, una de las primeras fuentes de agua potable se situó en ese lugar. Entre el sentir popular se pensaba que aquella agua curaba la peste. Y así ha llegado hasta nuestros días.

Como curiosidad decir que en la Calle de la Salud, en el número 14, falleció el escritor Ricardo Puente y Brañas en 1880 y que, veinte años más tarde moría, en el número 13, el poeta y ex ministro Víctor Balaguer.

Calle-del-Desengao

El nombre de la Calle del Desengaño (una de las vías más antiguas de la capital ya que su nombre ya aparecía en el plano de Pedro Teixeira de 1656) proviene, al parecer y según las leyendas, de un duelo entre caballeros por el amor de una dama. ¡Qué historia tan romántica y honorable para una calle!

Al ir a cruzarse los aceros, los duelistas vieron aparecer una misteriosa sombra negra delante de sus narices, cruzándose entre los estoques. Ambos caballeros la siguieron, olvidando su querella. Después de una larga búsqueda por las calles de Madrid, los dos hombres encontraron un repugnante cadáver tendido sobre una tapia. La respuesta de los caballeros ante ello fue: “¡Qué desengaño!”

También se relaciona con esta trepidante aventura una conspiración contra el rey Felipe II de España, por parte de unos amigos del desgraciado príncipe Carlos. Sin embargo no parece que esto sea más verosímil que la leyenda del desafío frustrado.

¿Qué os parecen estas historias? ¿Curiosas verdad?

En próximos post iremos contando más historias curiosas sobre el porqué de los nombres de las calles de nuestra querida ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s